martes, 21 de octubre de 2008

HIERBA DEL SAPO


Eryngium heterophyllum Engelm.

El género Eryngium de desarrolla principalmente en los bosques de pino-encino de las partes altas del país; la mayoría de las especies son más bien de vegetación natural. Existen algunas especies que prosperan en lugares perturbadas; esta es la más común. Se encuentra frecuentemente en sitios abiertos de las orillas de parcelas, en los alrededores de casas, en superficies degradadas y también como arvense. Hay que notar que existen varias especies emparentadas con el nombre "hierba del sapo"; la que más se utiliza como medicinal es Eryngium heterophyllum.

Área de origen
México y Centroamérica.

Distribución
Se ha reportado en Aguascalientes, Chiapas, Chihuahua, Distrito Federal, Durango, Hidalgo, Estado de México, Michoacán, Morelos, Querétaro, San Luís Potosí, Tabasco, Tlaxcala y Veracruz. En nuestra entidad es frecuente encontrarla en la región de Calpulalpan y en el sur del estado. Es una planta que crece en caminos (ruderal) y terrenos abandonados (arvense), así como en matorrales, pastizales, bosques de encino o coníferas y praderas alpinas hasta los 3950 msnm.

Descripción
Planta herbácea perenne, sin pubescencia, por lo general baja. De 5 a 50 cm de alto. Sin tallo aparente, y cuando raramente lo presenta es inclinado a erecto, uno o varios, sencillos o con ramificaciones casi horizontales. Hojas: Las basales dispuestas en una roseta densa, con peciolos alados, base envainante, de 3 a 10 cm de largo y 0.5 a 2 cm de ancho, el margen con pelos tiesos o espinuloso-aserrado; las hojas que se presentan en el tallo son semejantes a las basales, las superiores se presentan opuestas y sin peciolo a veces profundamente partidas. Inflorescencia: Compuesta de cabezuelas ovoides, de 6 a 10 mm de largo por 5 a 7 mm de diámetro, de color azul, violeta o blanco, que crecen sobre pedúnculos; en el ápice del pedúnculo se presentan de 8 a 12 brácteas; las cabezuelas se componen de numerosas flores sésiles acompañadas por una sola bractéola en su base. Flores: Son pequeñas, de simetría radial, hermafroditas, blancas, azules o moradas. Frutos y semillas: El fruto es un esquizocarpo ovoide o subgloboso, de 1 a 2 mm de largo, algo aplanado lateralmente. Raíz: Su eje principal está claramente más desarrollado que sus ramificaciones aunque en ocasiones pueden presentar varias raíces agrupadas formando una especie de manojo (raíz fasciculada). Crece a partir de semillas, florece, fructifica y germina durante el verano.

Usos reportados
Se le atribuyen propiedades medicinales para controlar el nivel de colesterol y para prevenir y disolver parcialmente los cálculos biliares y renales.
Toda la planta se usa en padecimientos del riñón. Además se usa contra la congestión del pecho y en padecimientos gastrointestinales. También es usada en lavados vaginales, punzadas en el oído, para inflamaciones por golpes, empachos, enfermedades venéreas.
Desinflama los tejidos, por lo que ayuda en síntomas de artritis, gota (exceso de ácido úrico), cistitis, retención de líquidos y prostatitis. Detiene hemorragias uterinas leves y sangrado nasal. Ayuda en la recuperación de infecciones de las vías urinarias.
Su efecto hipocolesterolemiante es tan eficaz que las personas que han llevado dieta durante varias semanas notan un aumento inmediato de hambre, aproximadamente al mes de empezar a tomar la hierba del sapo.